¿Cómo y por qué es importante registrar un diseño industrial?

diseño industrialRegistrar un diseño industrial es una de las maneras más eficaces de proteger los productos en una empresa y hacer que sea más competitiva. El diseño constituye un valor intangible de la empresa y como tal, se puede contabilizar como tangible y puede ser vendido o licenciado.

Es importante aclarar las dudas que puedan surgir respecto a esta modalidad de registro de propiedad industrial, por lo que en este artículo desarrollaremos la respuestas a las preguntas más frecuentes.

 

¿Qué se entiende con diseño industrial?

En lo que a legislación se refiere, este tipo de diseño se refieren a la forma, la estética, es decir: representan el aspecto exterior del producto, haciéndolos atractivo y deseable para los consumidores.

El código de la propiedad industrial define el diseño industrial de esta forma: como el aspecto exterior del conjunto del producto o parte del mismo, que es, en particular, las características de las líneas, contornos, colores, forma, textura y / o materiales del producto en sí y / o de su ornamentación.

Las ventajas que se pueden obtener al registrar un diseño industrial juegan tres papeles fundamentales

En primer lugar, hacemos atractivos los productos de la empresa, en segundo lugar, valorizamos el patrimonio empresarial y por último, hacemos que la empresa sea más competitiva.

Por ese motivo, es importante proteger el aspecto estético de los productos de eventuales imitaciones para evitar la copia no autorizada o la imitación del diseño por terceros. El registro del diseño configura al titular del derecho exclusivo de usarlo e impedir que terceros lo utilicen sin el consentimiento. Consiste en fabricar, ofrecer, importar o exportar un producto en el que el diseño es incorporado o al que se le aplica.

 

¿Qué es registrable como diseño industrial?

Los requisitos principales a cumplir en España son la novedad y el carácter singular. Respecto a la novedad, se considera como diseños nuevos y que no se hayan hecho públicos ningunos otros idénticos antes de la fecha de presentación de la solicitud de registro.

Respecto al carácter singular, supone que la impresión que produce en un foro informado difiere de la impresión general producida entre otros diseños anteriores. No serán registrables los contrarios al orden público símbolos o emblemas oficiales.

Respecto a las fases de registro, es importante tener en cuenta que la protección de los diseños industriales es territorial, por lo que se limita la región donde se haya registrado el diseño.

Centrándonos en España se necesitarán para la tramitación las siguientes etapas: presentar solicitud, examen de la forma, publicación de la concesión, período de posiciones de terceros de hasta dos meses y una vez superado el plazo de posiciones, se expedirá el título de concesión. En el caso de España y en los países de la Unión Europea en su gran mayoría, el diseño industrial registrado será válido por 25 años renovables por periodos quinquenales.

 

¿De qué forma se pueden extender al exterior el registro del diseño?

Como ocurre en el caso de otras modalidades de registro como la patente, la solicitud de registro de diseño industrial se puede extender al exterior. En este caso, el plazo de prioridad se reduce a seis meses.

Como alternativa, el procedimiento de extensión efectuada por separado en cada Estado, el titular puede optar por recurrir a los procedimientos unificados establecidos por el diseño comunitario o internacional.