motivos necesitas patente

No importa en qué mercado está tu empresa; si inviertes en investigación y desarrollo, debes salvaguardar tus logros. Patentar es una de las técnicas más importantes y viables para asegurarte de que disfrutas de todas las ventajas de tus inversiones. Recuerda que una innovación no es tuya hasta que se patenta, pero una vez hecho esto, puedes estar tranquilo de que nadie te robará una parte de tus beneficios.

1. Las patentes aumentan los beneficios

Si se utiliza adecuadamente, una patente puede crear millones, sino miles de millones, de euros, ya sea a través de la concesión de licencias o del dominio del mercado. A continuación, te mostraremos algunos ejemplos:

Precios superiores directos al mercado

Ser el primero en el mercado tiene mucha influencia. El tuyo es el único producto disponible para tu público objetivo gracias a una patente. Esto da a tu organización la capacidad de establecer el precio de mercado de una tecnología o un dispositivo. Las empresas que son las primeras en salir al mercado suelen ser consideradas como expertos de confianza e innovadores en sus campos, lo que da lugar a una credibilidad y lealtad de marca por la que los compradores pagarían una prima.

Concesión de licencias

La concesión de licencias es otra opción para que una patente genere dinero. Una patente registrada concede al propietario el único derecho a fabricar, utilizar o vender la invención a cambio de una tasa y de derechos de autor. Esto es útil si el innovador carece de los recursos necesarios para producir y distribuir la innovación por sí mismo, o si simplemente no quiere ser un vendedor. Muchas empresas rentables prosperan por completo concediendo licencias de su tecnología y líneas de productos a otras empresas.

2. Las patentes aumentan el valor de una empresa

Las patentes, las marcas, los derechos de autor y los secretos comerciales son ejemplos de propiedad intelectual (PI). En muchas circunstancias, las patentes son el componente más significativo, especialmente en la industria de la alta tecnología o de los productos de consumo.

La propiedad intelectual es un componente clave y significativo de los activos de una empresa. Hoy en día, los activos intangibles, principalmente la propiedad intelectual, representan entre el 50 y el 90% del valor de una empresa.

Una sólida cartera de propiedad intelectual es incuestionablemente importante para adquirir financiación de riesgo, proporcionar apalancamiento en diversas transacciones comerciales, aumentar el valor de la empresa en fusiones y adquisiciones, y proporcionar una suma sustancial en su estrategia de salida, por mencionar algunas.

3. Las patentes destruyen a la competencia

Las patentes establecen una barrera de entrada, impidiendo que otros vendan un producto similar en competencia directa con el tuyo. Esto permite a las pequeñas empresas competir con organizaciones enormes. Incluso la empresa más pequeña puede tener una cuota de mercado mayor que una empresa enorme.

Normalmente, una gran empresa tendría una ventaja significativa sobre una joven start-up con una invención, pero la posesión de una patente impide que las gigantescas corporaciones con enormes recursos de marketing y fabricación exploten tu idea.

Una buena empresa, como Jesana IP, que se ocupe de las patentes, puede ayudarte a mantener a raya a tu competencia.

4. Las patentes atraen a los inversores

Es mucho más fácil conseguir apoyo de inversión de capital, independientemente de cuál se trate. Además, puedes presentar tu creación sin temor a que te roben el concepto. Los posibles inversores estarán tranquilos si se dan cuenta de que te has esforzado por conseguir una patente, lo que les ayuda a sentirse más cómodos invirtiendo en ti porque demuestra que te tomas en serio tu producto y que hay una oportunidad real de monetizar la propiedad intelectual.

Es por ello por lo que, a la hora de presentar la idea a los inversores, hay que tener una patente o una invención pendiente de patente, ya que:

  • Demuestra a los inversores que tu idea es original y que ya has invertido una cantidad significativa de tiempo y dinero.
  • Aumenta la valoración de tu empresa y quizás te ofrezca poder de negociación con los inversores de capital de riesgo.

Las ventajas de registrar una marca y una patente

El registro de una marca o una patente tiene una serie de ventajas, como ya hemos visto previamente, sin embargo, a continuación, se describirán otros beneficios más de los que nos podemos aprovechar:

  • Una patente te da una ventaja competitiva. El registro de una patente confiere derechos de propiedad y de explotación exclusiva, impidiendo que terceros la utilicen o la plagien.
  • Protege tu marca del uso no autorizado por parte de terceros. Al registrar una marca, obtienes el derecho de impedir que otros utilicen una marca idéntica o similar a la tuya que pueda inducir a confusión.
  • Aumenta el valor de tu marca o patente. Registrar una marca o una patente es una buena estrategia para aumentar el valor de tu trabajo. Se trata de un activo intangible que hay que salvaguardar.
  • Una patente es una herramienta de progreso y desarrollo tecnológico.
  • Las patentes facilitan la comercialización. Constituyen un excelente argumento de venta y marketing. Tener la patente registrada añade prestigio y aumenta el valor de tu marca.
  • Prestigio. Crear, trabajar, desarrollar y cuidar tu marca es una estrategia que proporcionará prestigio y notoriedad a tu empresa a medio plazo. Esto puede generar más clientes, así como más confianza y seguridad.

Sobre todo, el registro de tus marcas y patentes protege tus invenciones y la marca con la que se distingue tu empresa de la competencia. Obtendrás derechos exclusivos y evitarás que los competidores imiten, reproduzcan o promocionen productos o servicios comparables o con una denominación similar.

Ahora que ya sabes cómo de importante es tener una patente y una marca, no dejes tu invención sin patentar, ni tu marca sin registrar. En Jesana IP, estaremos encantados de ayudarte.